facebook script
Bticino

La tradición cuenta que fue Marco Polo quien habló por primera vez en Europa sobre este tipo de cerámica y que cuando regresó de su viaje y escribió sus memorias, comentó sobre la belleza de la cerámica china.

El origen de la porcelana está en China, en la época de la dinastía Sui (581-617) y tuvo gran impulso posterior en la época de la dinastía Tang. Las primeras importaciones comerciales en Europa no se dieron sino hasta mediados del siglo XIV. En las cortes europeas la porcelana fue considerada un símbolo de riqueza y prestigio. Tras la llegada de la porcelana oriental, los ceramistas alemanes y franceses, que desconocían los componentes de la porcelana auténtica o de pasta dura, se tuvieron que contentar con imitarla, recurriendo a la porcelana artificial o de pasta blanda.

La porcelana de Meissen, es la primera de Europa de pasta dura fabricada en Meissen, Sajonia, Alemania. En 1709, gracias a las múltiples investigaciones sobre arcillas chinas (caolín), el alquimista Johan Friedrich Bottger produjo una porcelana blanca similar a la china. El éxito de la fábrica se debió en gran medida a la extraordinaria creatividad de pintores y escultores de la corte, bajo cuyo experto dominio, la producción de objetos y figuras de porcelana se convirtió en la envidia de la aristocracia europea y el ejemplo para otras fábricas. Tras la guerra de los Siete Años (1756-1763) Meissen comenzó a decaer y la fábrica de Sévres, cerca de París, se convirtió en la más importante de Europa.

A partir de 1771 comenzó a fabricarse en Limoges porcelana de pasta dura. Los productos característicos fueron los servicios de té y otras piezas con bordes festoneados en oro y con motivos florales naturalistas pintados.

Más adelante se establecieron varias fábricas similares en Limoges, que continúa siendo hasta hoy el principal centro francés de producción de porcelana.

 

BTicino, casi estableciendo un vínculo entre las competencias del saber hacer artesano de las manufacturas históricas y la exquisitez del diseño industrial, patrimonios diferentes cultivados ambos con tenacidad a lo largo del tiempo, presenta a través de Axolute, sus placas de aluminio con superficie lacada.

 

Colores saturados y relucientes, como el “rojo China”, el “azul Meissen”, el “verde Sévres” y el “blanco Limoges” delatan su parentesco con las coloraciones opalescentes de las porcelanas clásicas.

Lo clásico en una reinterpretación contemporánea

El color Rojo China integrado en diferentes elementos decorativos: papel mural, armario lacado y punto de luz Axolute generando contraste con una escala de grises.
El Blanco Limoges Axolute en sinergia estética con mobiliario lacado blanco, ratificando la luminosidad que estas superficies aportan a los ambientes.

 




INSPIRATE Y CREA TUS PROPIOS AMBIENTES CON LAS PLACAS LACADAS EN COLORES DE PORCELANAS CLASICAS AXOLUTE

VER MÁS
Ver Anteriores
BTicino presenta Nuvo
Lanzamiento nuevos CatŠlogos Generales
Nuevos tableros BTDIN
Síguenos en nuestras redes sociales
icono facebook icono linkedin icono youtube